lunes, 31 de enero de 2011

El Tomavistas

Tomavistas Sonoro de la marca Chinon


Tomavistas mudo
A partir de los años 60 el tomavistas se hizo popular como elemento para poder registrar películas familiares y acontecimientos populares. El uso que se le daba es el mismo que actualmente se le da a las cámaras de video por parte de los aficionados. De hecho una de las imágenes más famosas del siglo XX, el asesinato de Kennedy, fue filmado accidentalmente por un aficionado que presenciaba el desfile presidencial.

Los tomavistas son máquinas muy simples de usar. Sólo tenían que insertar un cartucho de película virgen y a rodar. De hecho los fabricantes solían incluir en el precio de la película el revelado de la misma. Así una vez filmada se enviaba al laboratorio y éste entregaba la copia revelada de la misma.


Con el paso del tiempo se fueron convirtiendo en máquinas más sofisticadas empleando complejos mecanismos ópticos y electrónicos posibilitando el perfeccionamiento técnico de los aficionados. Estas máquinas gozaron de un amplio reconocimiento por parte de los aficionados hasta su declive en los años 80 desplazados por el rápido desarrollo de las máquinas de video.

De hecho aún hoy en día perviven muchos aficionados a este formato que utilizan el Super 8 como una alternativa para rodar sus cortos con pretensiones cinematográficas.
Bobina de Super 8 ya revelada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada